Home  /  Blog   /  La Historia de la Ruana Colombiana

La Historia de la Ruana Colombiana

En nuestra serie: Aprendiendo sobre los oficios artesanos colombianos hoy presentamos en el oficio del tejido: la ruana.

 

Parte de mi trabajo es visitar diferentes pueblos en Colombia y conocer a los maestros artesanos que se dedican a oficios artesanales ancestrales. En mis recorridos por Cundinamarca tuve la oportunidad de conocer un grupo de artesanas tejedoras en el municipio de Sutatausa.

tejidos a mano

 

Este contacto lo logre gracias a Susana Rodríguez de Tejilarte Sutatausa, quien trabaja junto con Luz María Rodríguez para promover el oficio artesanal de la tejeduría y encontrar nuevas oportunidades para las maestras artesanas del municipio.

 

Según ProColombia, ruana es una palabra Chibcha que significa “Tierra de mantas”, refiriéndose a los tejidos de lana fabricados por los Muiscas. Las ruanas que usaban los Muiscas eran hechas de lana y eran tejidas para que cubrieran hasta las rodillas, muy adecuadas para las bajas temperaturas de la región, donde se usaban no solo como una prenda de vestir sino también como una manta par la cama o para sentarse como una especie de cojín.

 

Aunque se desconoce el origen de la ruana, o abrigo cuatro puntas como se le llama en la región, se tiene entendido que la ruana en Colombia nace de la fusión de la interacción de elementos traídos por los europeos durante la conquista con los conocimientos ancestrales indígenas.

 

Las maestras artesanas de Sutatausa son expertas en el tejido de ruanas, usando lana virgen que ellas saben hilar, tejen hermosas ruanas con diferentes diseños que son vendidas a los vecinos del pueblo y a turistas que visitan el municipio.

 

Estas ruanas traen consigo décadas de tradición, pasada de diferentes generaciones, y el amor con el que cada artesana se sienta a tejer sus productos.

 

En esta visita tuve la oportunidad de sentarme a hablar con doña Lilia, quien muy divina me recibió en su cocina y compartió conmigo lo que es ser artesana y como aprendió el oficio artesanal. Ella trabaja todos los días tejiendo sacos, ruanas y otras piezas para venderlas y tener mas ingresos para su hogar.

 

Hablando con ella recordé lo importante que es que generemos iniciativas para apoyar a nuestros artesanos, para compartir su conocimientos con el mundo y al mismo tiempo ofrecerles nuevas oportunidades para apoyarlos en su día a día.

 

En ConectARTE trabajamos por visibilizar a nuestros artesanos y buscar conexiones que les generen oportunidades innovadoras para vender sus productos.

Te invitamos a conocer más sobre nuestros programas.

-->